9 de xul. de 2017

HISTORIA

PATAPALO, O MEDIO HOMBRE 

(2ª parte)



Británicos atacan Cartagena de Indias
Autor: Luis Fernández Gordillo

  Los españoles aprovechando el momento con las escalas llenas de ingleses sin poder alcanzar las murallas y otro montón de ingleses esperando abajo para subir, les lanzan una lluvia de balas, fuego, flechas de los indios, heces, piedras, cagadas, meadas, y alguna que otra diarrea. Diarrea quiere decir cagarría. Bueno, de esta forma, probaron “el sabor español”. Que nun se queixen. Ou sexa, caiulles de todo. Matando así a cientos de ingleses.

 La batalla había dado un giro rotundo. Al día siguiente aprovechando la desmoralización de los ingleses, “Patapalo” ordena un ataque de salida: abren las puertas del castillo y “Patapalo” al frente, con su único brazo, su única pierna y su único ojo, cargan contra los ingleses a campo abierto causando una verdadera matanza. Muchos ingleses de rodillas implorando piedad por sus vidas escapando hacia sus barcos.   

 En este momento y definitivamente, la victoria era ya española. Vernon se retiró a sus barcos ordenando un bombardeo masivo sobre la ciudad - bombardeo de frustación - pero nada consiguió. Al final tuvo que abandonar Cartagena, derrotado, con 7.000 muertos y miles de heridos y enfermos y cientos de desertores. Tuvo que hundir varios barcos porque no tenían tripulación para todos. Cada barco parecía un hospital. 



Pabellón de la Armada de España instaurada por Felipe V en 1701 y que estuvo en vigor hasta 1760. También fue el distintivo del Escuadrón de Cádiz entre 1732 y 1760
Fuente: Wikipedia


 Cuentan las crónicas que Vernon sentía tanto odio hacia “Patapalo”, que cuando se iba, gritó como un loco: “God damm you, Lezo”. (Que Dios te maldiga, Lezo). Bueno, analizando, creo que Dios no maldijo a Lezo, sino al parvo de Vernon. 

 Vernon escribió una carta y por medio de un prisionero se la mandó a “Patapalo” donde decía: “Hemos decidido retirarnos a Jamaica para reparar nuestras naves para volver atacar el Castillo”.

 “Patapalo” a través de un prisionero inglés, le contesta: “Para venir a Cartagena, es necesario que El Rey de Inglaterra construya otra flota de barcos, porque con esa que os queda solo sirve para transportar carbón de Irlanda a Londres”. 

 A Vernon todavía le esperaba otro golpe fuerte: A ver cómo aclaraba en Inglaterra la derrota, después de acuñar las monedas y los festejos de victoria.

 Vernon fue expulsado de la Marina, pero cuando murió, el almirantazgo inglés se compadeció de él y fue enterrado en El Panteón de Los Héroes. Al contrario de “Patapalo” que aunque al principio fue nombrado marqués, antes de su muerte le fueron confiscados todos sus bienes y propiedades. No podía ser de otra manera. Así paga España a sus héroes. Si quieres conseguir un enemigo en España que te odie, ayúdale y hazle un favor y ya lo tienes.

 No hay que olvidar que en este país el éxito y las victorias mueven las envidias y los celos de muchas gentes que empiezan a ponerle trampas y zancadillas para desprestigiarlo, por lo general suelen ser los cobardes, los que no participan en la lucha, de alguna manera tienen que hacer algo para conseguir lo que no son capaces de conseguir con la lucha. Esto pasa en todos los países, solo que aquí pasa un poquito más.
                         
  En Cartagena de Indias fue cuando le confiscan todos sus bienes y propiedades, no me extrañaría que El Rey también sintiera envidia. Éche o que hai, o que digo eu, que carallo de Rei tíñamos daquela.  Pero lo que es peor es que los que están alrededor, que saben que algunas cosas son injustas, pero no mueven un solo dedo para evitarlo, disfrutando incluso del morbo que causa ver como se condena a un inocente.  

 Hombre, al final las pagan, eso seguro, pero mientras tanto…. O carallo. 

Portada del Panteón de Marinos Ilustres, en San Fernando (Cádiz).
Foto: Peejayem


 No obstante hay que reconocer que después de su muerte, (ten que morrer primeiro) se le ha reconocido sus servicios al país y al pueblo. Se le ha conmemorado con sellos. Tiene una estatua en Madrid. Una fragata lleva su nombre. Tiene una placa en El Panteón de Marinos Ilustres, en San Fernando (Cádiz).

 Llevan su nombre, calles en Valencia, Málaga, Alicante, Las Palmas, San Sebastián, Cádiz, Huelva, Fuengirola, Irún, Pasajes y una avenida en Madrid. Todos estos sitios y ciudades han tenido el valor y los cojones de poner en valor las gestas de ese personaje como “Patapalo”. Hombre, alguna gente dice que a los muertos que descansen y ni nombrarlos. Bueno, si piensan así habrá que respetarlo.

 Yo pienso que la mejor manera de hacer justicia y poner en valor a una persona que tanto ha hecho por nosotros es recordarla para que también sirva de ejemplo a todos.

 Al igual que muchas canciones y en todos los idiomas del mundo hacen alusión y justicia a múltiples personajes. También a los grandes criminales como Hitler, de olvidarlos nada, a esos recordarlos especialmente para dar a entender que el que las hace, las paga, lo cual es justo y bonito. Bueno, hay que respetar los deseos de las personas. 

 NOTAS:

 La batalla de Velez-Málaga, tuvo lugar frente a las costas de Málaga el 24 de agosto de 1704, entre las flotas anglo-holandesas con 53 navíos y 22.543 hombres y las franco-españolas con 51 navíos y 24.275 hombres. Los franco-españoles tuvieron 1.600 muertos y los anglo-holandeses 3.000, pero no hubo un claro vencedor. Fue aquí donde “Patapalo” perdió su pierna. 

 Cartagena de Indias es una ciudad colombiana de unos 900.000 habitantes. Fue fundada por el marino madrileño, Pedro de Heredia, en 1553. Está declarada, “Distrito Turístico y Cultural”. 

 Declarada “Patrimonio Nacional de Colombia” en 1959. Y Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco en 1984. 

 Su Arquitectura Militar, fue galardonada como la cuarta maravilla de Colombia. 

 Se la llama, una de Las Perlas del Caribe, junto con Barranquilla y Santa Marta. Es una de las ciudades de las no muy grandes, más bonitas que he visto en mi vida, que han sido muchas.         

 Es bonita y hermosa como una mujer. Pero para mí, una mujer es bonita cuando en su interior, también lo es, porque si es bonita por fuera y por dentro es culebra, entón mázama.                             

 Cartagena reúne esas condiciones, no solo por mis apreciaciones, sino por los muchos distintivos que ha recibido, como “Patrimonio de La Humanidad”, etc. 

(1) LANFRANCO: Es el navío que capitaneó “Patapalo”. Este barco legendario, tuvo varios nombres, sirvió en cuatro Marinas y en cuatro naciones diferentes. Fue un barco interesante, superviviente en mil batallas. Ninguna nación consiguió hundirlo en la batalla.                         

 Un barco internacional y polivalente. Sirvió en las cuatro potencias navales de la época: España, Francia, Inglaterra y Génova. (Antes Independiente). 

 Fue construido en Deptford (Inglaterra) en 1690 y estaba dotado con 60 cañones y fue bautizado como “Pembroke”. Participó en la Batalla de Rande en la Ría de Vigo en 1703 contra la flota franco-española.  En 1709 es destacado por los ingleses al Mediterráneo en la Costa de Niza (Francia), junto con la fragata “Falcon” y en una trifulca con tres barcos franceses, son ambos capturados por los franceses, poniéndole el nombre de “Lanfranco”

 Navega para Francia con el nombre de “Lanfranco” y en una batalla lucha como francés contra los ingleses. En un determinado momento cae en manos de los genoveses.

 En 1713, España compra ll Barco a Génova y le ponen de nombre “Nuestra Señora del Carmen”. Como navío español, toma parte en el asedio a Barcelona y también en 1713, participa en la expedición para recobrar Mallorca. 

 En 1716 estaba bajo el mando de nuestro querido “Patapalo”. Captura a dos navíos franceses y participa como navío español en cientos de batallas, sobre todo a la captura de corsarios y piratas no españoles. 

 Hay una cosa muy curiosa y es que a pesar de su nombre español, “Señora del Carmen” todas las las Marinas del mundo lo reconocian y conocían como “Pembroke” o “Lanfranco”, era pues un barco que infundía cariño, respeto y admiración. 

 En 1719 como ya estaba en las últimas, los españoles lo abandonan en Buenos Aires (Argentina), pasando su tripulación a dotar a las dos fragatas francesas capturadas por él. Había servido y luchado durante 25 años y en cuatro grandes naciones. 

 Dedicado al almirante vasco Blas de Lezo Olavarrieta, alias, “Patapalo”, Medio Hombre”  o “El Héroe de Cartagena de Indias”. 

 Con este humilde escrito, quiero rendirle un pequeño y merecido Tributo. 

 Es un tema copiado de la Marina Española.  

PATAPALO, O MEDIO HOMBRE 
(1ª parte)                                   

Ningún comentario: